lunes, 5 de julio de 2010

4ta actividad

"Elige la parte que menos te gustó del libro
y reescribe lo que te hubiese gustado
leer realmente"


Esta actividad me costó mucho trabajo el libro que termine fue el de “Percy Jackson y el mar de los monstruos” y sinceramente no hubo una parte que no me gustara o que mereciera la pena cambiar por otra.

De los libros que escogí para el maratón el único que ya leí fue “Hermosas Criaturas” y tampoco hay algo que quiera cambiarle, actualmente leo “Oscuridad” y no he avanzado mucho como para idear que partes cambiar; así que después de mucho pensar recordé que en este maratón voy a meter la versión en español de “Beastly” un libro que me gusto mucho pero me gusto la idea de cambiarle una parte del final.





Después de regresar con el vestido en las manos aún me sentía un poco incomodo con la idea de que Lindy lo llevara puesto al baile de Bienvenida del Tuttle. La simple idea de que aquellos a los que alguna vez había considerado mis amigos la vieran hacían que un monstruo se apoderara de mi estomago, era como si la transformación no se hubiera dado nuevamente. Le entregue el vestido y me senté nuevamente sin decir alguna palabra, la mañana había traído muchas sorpresas para mi desde la absurda nominación a rey del baile hasta el hecho de que Lindy quisiera ir de verdad al baile.

- ¿De verdad no te gusta este vestido? – Lindy me pregunto mientras examinaba el vestido verde.

- No es el vestido… lo digo en serio - me apresure a corregir, hace dos años me habría alarmado si la chica que me acompañaba al baile iba vestida con un vestido usado; y lo que era peor, que ese vestido fuera viejo. Mi nuevo yo, por así decirlo, tenía una opinión muy diferente sobre cómo podía ir vestida mi acompañante.

Ella siguió examinándolo.

- Algunos de los adornos están sueltos.

- Puedes arreglarlo.

El rostro de Lindy paso de la alegría a la decepción en un instante, no podía verla así, no por un baile. Me levante del sillón, camine hasta quedar frente a ella.

- Puedes arreglarlo – añadí intentado sonreír.

- No, tal vez tengas razón y no deba ponérmelo.

Antes de que dejara el vestido sobre el sillón lo tome regresándolo a sus manos. Parte de mi se alegro con la idea de que quizá nadie
más vería como le quedaba aquel vestido, pero otra parte no soportaba ver como
ella se entristecía.

- Podríamos intentar llevarlo a la tintorería.

Lindy seguía viendo el vestido, con tristeza tocaba los adornos que estaban algo deteriorados pero no imposibles de arreglar. Levante su barbilla para hacer que me mirara, volvía sonreír, esta vez con una de mis mejores sonrisas. Era la sonrisa que el antiguo yo utilizaba cuando quería sacar provecho de alguna situación, solo que ahora era verdaderamente sincera.

- Quiero que te lo pongas.

De repente, deseaba verla otra vez con él. Tanto que sería capaz de dejar que otros la miraran.

- Está bien – respondió.

Se giro dispuesta a ir a cambiarse de ropa, logre tomar su mano antes de que se marchara, procure no jalarla muy fuerte al ponerla a mi altura.

- El vestido no es lo importante, es como haces que luzca el vestido.

No deje que hablara, mis labios buscaron los suyos, estuve jugando por un momento rozándolos hasta que se dio el contacto definitivo. Estuvimos así por un buen rato, hasta que Lindy decidió que era mejor probarse el vestido. Regreso después de lo que a mí me pareció algo eterno.

- Guau – dije -. Estas hermosa.

Ella paso de largo directo a mirarse en el espejo.

- Es verdad, me veo magnifica.

- Y eres tan modesta.

Ambos reímos por un momento.

- ¿Puedo hacerte una pregunta?

Me puse a su lado.

- ¿Qué es? – se giro para mirarme.

Extendí una mano hacia ella y realice una pequeña reverencia.

- ¿Me concedes este baile?

Lindy me ofreció su mano. Sonreí. Tome su mano y comenzamos a bailar, no importaba lo que dijeran en la escuela disfrutaría cada momento en su compañía como si fuera el último de nuestras vidas. Por primera vez en mucho tiempo sabia bien que tenía un buen futuro acompañado por alguien que me quería por quién era y no por quien pretendía ser.

1 comentarios:

Tetsu Hana dijo...

Lo siento Ryan Archer, esta vez me salte tu post y no lo leí, por que justo pones sobre un libro que deseo con desesperación leer La Bestia de alex Flinn y no quiero saber nada de él hasta leerlo, así que esta vez me salte el post, una vez lo lea regreso a tu post y lo leo.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada